Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad,  la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.